Tecnología LED

Iluminación LED

Es un sistema de iluminación muy fiable que ha evolucionado de forma rápida, aumentando sus aplicaciones y mejorando la iluminación convencional.

La iluminación LED tiene un flujo de luz direccionable, evitando pérdidas de energía en los haces de luz, aumentando su uniformidad. Se ha conseguido una mayor eficiencia lumínica llegando hasta los 150 lúmenes por vatio en lámparas de alta eficiencia.

La iluminación LED también tiene la opción de ser regulable, por lo que también podrá disminuir mucho más el consumo energético. Consulte los modelos regulables que disponemos.

Ahorro Energético

La iluminación LED es una tecnología eficiente que disminuye el consumo hasta un 80% con respecto a la iluminación convencional, obteniendo ahorros de inmediato.
No emite calor por lo que notará ahorros en costes indirectos por mantener una temperatura confortable en su negocio.
Encendido instantáneo, no necesita de un tiempo previo para obtener la luminosidad completa. La iluminación LED puede encenderse y apagarse sin afectar su funcionamiento.

Tecnología Limpia

La iluminación LED nos ayuda a proteger el medio ambiente ahorrando energía y debido a su durabilidad. Están fabricadas con materiales reciclables y no contienen mercurio ni gases contaminantes. Traduciéndose directamente en un ahorro en emisiones de C02.
No emiten rayos ultravioletas ni infrarrojos y tampoco tienen el parpadeo constante de los tubos tradicionales, evitando problemas para la salud.

Costes de Mantenimiento

La iluminación LED ofrece una vida útil de hasta 50.000 horas de uso, por lo que se evita su reemplazo constante, ofreciendo ahorros en mano de obra y tiempo de sustitución.
Son resistentes a grandes variaciones de temperatura y vibraciones.
No necesitan de reactancia ni cebador, por lo que también ahorramos en recambios.
Por lo general, se adaptan a las conexiones existentes en el mercado, evitando así cambios de apliques, portalámparas y pantallas.

Mejor Reproducción Cromática

El índice de reproducción cromática (CRI) es la capacidad que una fuente lumínica tiene para reproducir los colores de los objetos, de manera más próxima a los que se observa con la luz natural.

La tecnología LED ofrece un índice de reproducción cromática, por lo general superior a 80, y además un consumo de energía mínimo.